27 de febrero de 2016

27 de febrero: San Gabriel de la Dolorosa

Francisco Possenti nació en 1838. "Renunciando a la vanidad del mundo", dice el Martirologio, "todavía adolescente ingresó en la Congregación de la Pasión de Jesucristo, donde en breve tiempo consumó su vida". En los Pasionistas cambió su nombre por Gabriel de la Virgen de los Dolores. Murió un día antes de cumplir los 25 años. Fue canonizado en 1920.



Las fotos de hoy las tomé en diciembre de 2015 en el templo de la parroquia dedicada al santo en Vicente López, diócesis de San Isidro.

Oración Colecta (tomada de un sitio vinculado a la familia pasionista):

Oh Dios, que por tu admirable designio de amor
llamaste a san Gabriel de la Dolorosa
a vivir el misterio de la cruz unido a María,
la madre de Jesús:
guíanos hacia tu Hijo crucificado,
para que, participando en su pasión y muerte
alcancemos la gloria de la resurrección.



Próxima entrada: 3 de marzo,  San Celedonio

22 de febrero de 2016

22 de febrero: Santa Margarita de Cortona




El Martirologio nos trae para hoy la Memoria de Santa Margarita de Cortona:  "En Cortona, de la Toscana, santa Margarita, que profundamente conmovida por la muerte de su amante, borró los pecados de su juventud con una penitencia saludable, pues recibida en la Tercera Orden de San Francisco, se entregó a la contemplación de Dios y fue favorecida por especiales carismas (1297)".

Las imágenes, que tomé en enero pasado, muestran a la santa en un vitral de la puerta del templo parroquial de San Ildefonso en el barrio de Palermo.

17 de febrero de 2016

17 de febrero: San Teodoro

El Martirologio trae para hoy, entre otras conmemoraciones, la siguiente: "En Amasea, en el Helesponto, pasión de san Teodoro, soldado, que bajo el emperador Maximiano, por confesar abiertamente su fe cristiana, fue terriblemente azotado, recluido en la cárcel y finalmente quemado vivo. San Gregorio de Nisa cantó las alabanzas de este santo, en uno de sus discursos (306)".

Presumimos que puede tratarse del santo representado en uno de los hermosos vitrales de la Iglesia Castrense de Nuestra Señora de Luján. Nos desconcierta la fecha que se lee al pie (9 de noviembre), pero nos alienta a creer que se trata del mismo santo la antorcha que Teodoro lleva en la mano, es decir, el instrumento de su martirio.



11 de febrero de 2016

11 de febrero: Nuestra Señora de Lourdes


A partir del 11 de febrero de 1858, la Virgen María se apareció en 18 ocasiones a Bernadette Soubirous, una niña de 14 años. Las apariciones tuvieron lugar en la gruta de Massabielle, en las afueras de la población de Lourdes, en Francia. Por ello hoy se celebra a Nuestra Señora de  Lourdes.

La Virgen apareció vestida de blanco, con una cinta  celeste en la cintura y rosas en los pies. Hizo brotar del suelo una fuente, de la que todavía hoy mana agua: es meta de peregrinaciones y lugar de innumerables curaciones, muchas de ellas reconocidas como milagrosas. Cuando Bernadette le pidió a la "Señora" que le revelara su nombre, la Virgen le dijo: "Yo soy la Inmaculada Concepción". 

Ilustramos la entrada de hoy  con una hermosa imagen, que reúne todos los elementos iconográficos y simbólicos que hemos reseñado: la gruta, la referencia a la fuente, la forma en que se presenta la Virgen, la frase que pronuncia,  la presencia de la niña vidente. Esta hermosa reproducción de la gruta de Lourdes puede visitarse en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced de la ciudad de Buenos Aires.

Proxima entrada: 17 de febrero, San Teodoro

10 de febrero de 2016

Miércoles de Ceniza



Detalle de un confesionario en la Basílica del Santísimo Rosario, Belgrano y Defensa. "Noli amplius peccare": "No peques más".



Próxima entrada: 11 de febrero, Nuestra Señora de Lourdes

2 de febrero de 2016

2 de febrero: Nuestra Señora de la Candelaria

Cuarenta días después de la Navidad se celebra la fiesta de la Presentación del Señor en el Templo de Jerusalén.  El rito propio de este día, la bendición de las candelas, que se inspira en las palabras con que  el profeta Simeón se refirió a Cristo en esa ocasión ("Luz para iluminar a las naciones"),  hace que la fiesta de hoy sea conocida popularmente como "la Candelaria" o incluso "Nuestra Señora de la Candelaria".



Ese es el nombre de la parroquia porteña en cuyo templo, ubicado en Bahía Banca 363, tomé en septiembre pasado las fotos que ilustran esta entrada. 


Ambas imágenes -la exterior, del frente del templo, y la interior, con la estatua que representa a la Titular) tienen el mismo esquema iconográfico: la Virgen lleva al Niño en brazos, porta una candela en su mano, y está acompañada de palomas, en alusión a la ofrenda que debía presentarse en el Templo cuando se presentaba a un niño (Lc 2, 25-32):

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor,  como está escrito en la Ley: "Todo varón primogénito será consagrado al Señor".

También debían ofrecer un sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor.

Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor.

Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley,  Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo:  

«Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido,  
porque mis ojos han visto la salvación  que preparaste delante de todos los pueblos:  
luz para iluminar a las naciones paganas 
y gloria de tu pueblo Israel».

Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él.

Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: «Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos».

Próxima entrada: 10 de febrero, Miércoles de Ceniza