26 de julio de 2017

26 de julio: San Joaquín y Santa Ana

En la iglesia dedicada a Santa Ana en Villa del Parque se venera este conjunto de imágenes, de no gran mérito artístico, que representa a San Joaquín y a Santa Ana junto a su hija, la Virgen María, siendo una niña de corta edad.


Oración colecta:
Señor, Dios de nuestros padres,
tú concediste a san Joaquín y santa Ana
la gracia que de ellos naciera María,
la madre de tu Hijo encarnado;
otórganos, por sus ruegos,
alcanzar la salvación prometida a tu pueblo.


Próxima entrada: 1° de agosto (San Alfonso María de Ligorio)

25 de julio de 2017

25 de julio: Beato Dionisio Pamplona Polo


Esta imagen se venera en la iglesia porteña dedicada a San José de Calasanz. No hay mucho para agregar, pues el mismo cuadro ofrece los datos biográficos del beato, que vivió varios años en Buenos Aires y más tarde fue uno de los innumerables mártires de la persecución religiosa en España durante la Guerra Civil.

Próxima entrada: 26 de julio (San Joaquín y Santa Ana)

22 de julio de 2017

22 de julio: Fiesta de Santa María Magdalena

El año pasado, con motivo de la Memoria de Santa María Magdalena, publicamos una nota en la que señalábamos que, en la actualidad, la Liturgia no atribuye a la santa la condición de pecadora o prostituta, ni de penitente, como era común hasta hace los años 60. En realidad, ello se debe a que no hay ningún dato en la Biblia que permita suponer con verosimilitud que María Magdalena fuera pecadora pública o ejerciera la prostitución.

Sin embargo, como es lógico, en los templos de cierta antigüedad la imagen de la Magdalena aparece con los atributos iconográficos que indican su condición de pecadora y penitente: pelo largo, despeinado y suelto; una cruz; un cráneo...

Así vemos representada a la santa en la imagen que acompaña estas líneas. Tomé la foto a fines de 2015 en la Basílica del Santísimo Rosario, en Belgrano y Defensa.

Para acompañar esta imagen, es justo transcribir el Introito -o versículo de entrada- de la misa de Santa María Magdalena según el Misal anterior a la reforma propiciada por el Concilio Vaticano II.

"Me exspectaverunt peccatores, ut perderent me; testimonia tua intellexi. Omni consummationi vidi finem, latum praeceptum tuum nimis"

Es decir (en traducción del Misal del padre Azcárate): 
"Acecháronme los pecadores para perderme; mas yo, Señor, comprendí tus mandamientos; vi en qué paran las cosas más perfectas: sólo tu ley dura para siempre" (Sal 118, 95s).




Próxima entrada: 24 de julio,  Beato Dioniso Pamplona

15 de julio de 2017

15 de julio: San Buenaventura

Entre las grandes figuras de la Edad Media, junto a San Francisco de Asís y a Santo Tomás de Aquino, lumbreras del siglo XIII, sin duda puede ponerse a San Buenaventura, "Doctor Seraficus", perteneciente a la orden fundada por el primero y fallecido el mismo año que el segundo. Hoy se celebra su memoria.  

Así lo elogia el Martirologio: "Memoria de la inhumación de San Buenaventura, obispo de Albano, en Italia, y Doctor de la Iglesia, celebérrimo por su doctrina, por la santidad de su vida y por las preclaras obras que realizó en favor de la Iglesia. Como ministro general rigió con gran prudencia la Orden de los Hermanos Menores, siendo siempre fiel al espíritu de San Francisco, y en sus numerosos escritos unió suma erudición y ardiente piedad. Cuando estaba prestando un gran servicio al II Concilio Ecuménico de Lyon, mereció pasar a la visión beatífica de Dios".


Mucho podría decirse acerca de este gran santo, pero baste lo que señaló un contemporáneo suyo, un notario pontificio anónimo:   "Hombre bueno, afable, piadoso y misericordioso, lleno de virtudes, amado por Dios y por los hombres... De hecho, Dios le había concedido una gracia tan grande, que todos los que lo veían quedaban invadidos por un amor que el corazón no podía ocultar". 



Las  fotos que ilustran esta entrada las tomé en dos ocasiones distintas en la Basílica de San José de Flores, donde se venera su imagen. 

Próxima entrada: 22 de julio (Santa María Magdalena)

13 de julio de 2017

13 de julio: San Enrique

Hoy se recuerda a San Enrique II, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico , quien murió el 13 de julio de 1024.  El Martirologio refiere que "según la tradición, de acuerdo con su esposa Cunegunda puso gran empeño en reformar la vida de la Iglesia y en propagar la fe en Cristo por toda Europa, donde, movido por un celo misionero, instituyó numerosas sedes episcopales y fundó monasterios".


Una bella imagen de San Enrique se venera en la iglesia parroquial de San Antonio de Areco, en la provincia de Buenos Aires.

Oración Colecta de hoy:

Dios nuestro,
que con la abundancia de tu gracia ayudaste a san Enrique
y lo elevaste del reino terreno
a la contemplación de las realidades eternas;
te pedimos, por su intercesión,
que en medio de la inestabilidad del mundo presente
caminemos hacia ti con un corazón puro.


Próxima entrada: 15 de julio, San Buenaventura

8 de julio de 2017

"Santa María en sábado"


La bella imagen de la Virgen María que preside el retablo principal de la Catedral Metropolitana de Buenos Aires viene hoy a ilustrar la memoria sabatina en honor de la Madre de Dios. 


Salve, tú guía al eterno consejo;
Salve, tú prenda de arcano misterio.
Salve, milagro primero de Cristo;
Salve, compendio de todos los dogmas.

Salve, celeste escalera que Dios ha bajado;
Salve, oh puente que llevas los hombres al cielo. 
Salve, de angélicos coros solemne portento;
Salve, de turba infernal lastimero flagelo.

Salve, inefable, la Luz alumbraste;
Salve, a ninguno dijiste el secreto.
Salve, del docto rebasas la ciencia;
Salve, del fiel iluminas la mente.

Salve, ¡Virgen y Esposa! 
Salve, ¡Virgen y Esposa!


Próxima entrada: 13 de julio (San Enrique)

6 de julio de 2017

6 de julio: Santa María Goretti

María Goretti era una humilde niña italiana que pasó "una infancia difícil, ayudando a su madre en las labores de la casa",  y se distinguió desde pequeña por su piedad. "Cuando no contaba más que doce años, murió en defensa de su castidad, a causa de las puñaladas que le asestó un joven que intentaba violarla cuando se hallaba sola en su casa, cercana a la localidad de Nettuno, en la región del Lacio" (Martirologio Romano).

María Goretti murió horas después del salvaje ataque, no sin antes perdonar a su agresor. Su asesino, condenado a treinta años de prisión, en los primeros tiempos se mostró obstinado en no arrepentirse de su pecado; pero una noche tuvo un sueño en el que vio a María que recogía flores en el campo y se acercaba a ofrecérselas, diciéndole que él también podía ir al cielo si se convertía. Entonces cambió totalmente y se transformó en un prisionero ejemplar; fue indultado antes de terminar su condena.

La fama de María Goretti se extendió rápidamente por todo el mundo, no sólo a causa de su muerte injusta y prematura, sino también por la santidad de la vida de la niña. El pueblo la invocaba espontáneamente como santa, y por su intercesión se produjeron varios milagros. 

Fue beatificada por Pío XII en 1947; a la ceremonia asistieron la madre de la niña, dos de sus hermanas y uno de sus hermanos.   Tres años después, en el Año Santo de 1950, el mismo Pontífice canonizó a María Goretti, ante la multitud más numerosa vista hasta entonces  en una canonización.  El asesino de la niña, ya libre y reformado, asistió a la celebración.


La imagen que vemos en la entrada de hoy se venera en el templo dedicado a la Inmaculada Concepción, sobre la avenida Independencia casi Bernardo de Irigoyen.

Próxima entrada: 8 de julio (Santa María "en sábado")

3 de julio de 2017

3 de julio: Fiesta de Santo Tomás

En el templo dedicado 
a San Gabriel de la Dolorosa 
en Vicente López 
(provincia de Buenos Aires) 
hay hermosos vitrales 
que representan a los Apóstoles.

Vemos hoy,
en el día de su fiesta,
el que corresponde 
a Santo Tomás.

El santo,
famoso por el episodio
de su incredulidad
tras la resurrección
de Jesucristo,
es representado aquí
con su más tradicional
atributo iconográfico:
una escuadra.

El motivo de que Tomás
aparezca representado habitualmente
con una escuadra
guarda relación con un episodio
de su vida
que se encuentra en el libro de los
Hechos de Tomás.

La tradición, 
ya desde el siglo IV,
señala que Tomás 
evangelizó la India,
donde habría logrado la conversión
del rey Gundaphar o Gundifar
y  -seguimos aquí el libro
"El año litúrgico", de J. Pascher-
"hallazgos de moneda 
han confirmado la existencia de un rey de ese nombre 
a mediados del siglo I".

En los Hechos de Tomás "se dice, en efecto, que el rey Gundifar 
encargó al apóstol le construyera un palacio romano; 
el apóstol habría dado a los pobres las copiosas  cantidades de dinero 
que se pusieron a su disposición, y así construyó al rey un palacio en el cielo".
Junto con la escuadra a veces también se lo representa con piedras para la construcción.
Por eso mismo "arquitectos, canteros y otros oficios de construcción y hasta agrimensores lo veneran como patrono".

Próxima entrada: 6 de julio (Santa María Goretti)

1 de julio de 2017

"Santa María en sábado"

Tomé esta foto
en una
iglesia de Rosario
en diciembre 
de 2006;
por entonces,
por supuesto,
no sabía
que una década 
más tarde
iba a comenzar
con este blog.

Cada vez que,
a lo largo
de este año,
celebremos
la memoria
sabatina
de la Virgen,
acompañaremos
cada imagen
con un fragmento
del célebre himno
"Akathistos",
en honor de la Madre de Dios,
propio de la 
Liturgia Bizantina.











Salve, tú guía al eterno consejo;
Salve, tú prenda de arcano misterio.
Salve, milagro primero de Cristo;
Salve, compendio de todos los dogmas.

Salve, celeste escalera que Dios ha bajado;
Salve, oh puente que llevas los hombres al cielo. 
Salve, de angélicos coros solemne portento;
Salve, de turba infernal lastimero flagelo.

Salve, inefable, la Luz alumbraste;
Salve, a ninguno dijiste el secreto.
Salve, del docto rebasas la ciencia;
Salve, del fiel iluminas la mente.

Salve, ¡Virgen y Esposa! 
Salve, ¡Virgen y Esposa!

Próxima entrada: 3 de julio (Santo Tomás, Apóstol)