29 de junio de 2017

29 de junio: Solemnidad de San Pedro y San Pablo

Para celebrar la Solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo,  volvemos hoy al hermoso templo de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquía, dedicado San Jorge. 



En el frente del templo hay tres coloridas imágenes hechas con mosaicos: una del Titular del templo, una de la Virgen con el Niño, y la restante mostrando a San Pedro y San Pablo con sus atributos tradicionales (llaves y espada, respectivamente).



De la tradición litúrgica de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía, transcribimos esta plegaria (Katísmata Tercera - Tono Octavo de los Maitines de la Solemne Conmemoración de los gloriosos y alabadísimos Corifeos de los Santos Apóstoles y Patronos de la Sede Antioquena). Tomamos la oración del sitio web oficial de la Arquidiócesis de Buenos Aires y de toda la Argentina de dicha Iglesia.



Vengan, alabemos a los dos grandes astros de esplendorosa luz: 

Pedro y el sapientísimo Pablo, 
quienes se habían manifestado como corifeos de los Apóstoles. 
Porque brillaron por el fuego divino y quemaron toda la oscuridad del error. 
Entonces, se han devenido en merecedores de la ciudadanía del Reino Celestial; 
e iguales en el trono por la Gracia. 
Por lo tanto, exclamémosles diciendo: 
"Pidan, oh Apóstoles de Cristo Dios, 
el perdón de las transgresiones 
de aquellos que con anhelo celebran vuestra santa conmemoración".

Próxima entrada: 1° de julio (Santa María en sábado)

27 de junio de 2017

27 de junio: San Cirilo de Alejandría

Cirilo de Alejandría es una de las grandes figuras de la Iglesia de los primeros siglos.

Nacido seguramente en Alejandría en el último tercio del siglo IV, fue elegido para la sede de esa ciudad en 412. Era un hombre firme, imperativo, de acción, pero también un gran pensador y escritor. 

En 428, Nestorio, elegido Patriarca de Constantinopla, comenzó a suscitar polémicas porque -en palabras de Benedicto XVI- "en su predicación prefería para María el título de "Madre de Cristo" (Christotokos), en lugar del de "Madre de Dios" (Theotokos), ya entonces muy querido por la devoción popular. El motivo de esta decisión del obispo Nestorio era su adhesión a la cristología de la tradición antioquena que, para salvaguardar la importancia de la humanidad de Cristo, acababa afirmando su separación de la divinidad. De este modo no era ya verdadera la unión entre Dios y el hombre en Cristo y, por tanto, ya no se podía hablar de 'Madre de Dios".

Cirilo se opuso rotundamente a Nestorio, y tras años de desavenencias doctrinales sobre este punto, el Papa decidió convocar un Concilio Ecuménico en Éfeso, que comenzó en el año 431.

El Concilio de Éfeso, suscribiendo la postura de Cirilo de Alejandría, proclamó la Maternidad Divina de María. 

Cirilo murió el 27 de junio del 444. Fue declarado Doctor de la Iglesia en 1882. 

En su encíclica "Orientalis Ecclesia", emitida con ocasión del XV centenario de la muerte del santo, Pío XII lo llama "auténtica gloria de la Iglesia oriental". Por su parte, en una de sus catequesis dedicadas a los Padres de la Iglesia en 2007, Benedicto XVI evoca los títulos de "custodio de la exactitud" y "sello de los Padres" con que honró a San Cirilo de Alejandría el Oriente griego; también lo llama "un incansable y firme testigo de Jesucristo".




La imagen que ilustra esta entrada puede verse en una de las pechinas de la Basílica de Nuestra Señora del Socorro, en Buenos Aires. Tomé la foto en diciembre de 2015.

Próxima entrada: 29 de junio, San Pedro y San Pablo

23 de junio de 2017

Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús

Una bella imagen 
del Sagrado Corazón de Jesús, 
que se venera 
en la iglesia 
de Santa María 
de los Ángeles, 
ilustra la entrada         
de hoy.

La Solemnidad 
del Sagrado Corazón de Jesús 
se celebra el viernes que sigue 
a la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo 
(donde esta se celebra en el domingo siguiente a la Santísima Trinidad, 
como ocurre en la Argentina).





Sagrado Corazón 
de Jesús:
En Vos confío.





Próxima entrada:
27 de junio,   
San Cirilo
de Alejandría

18 de junio de 2017

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo


Para honrar la solemnidad de Corpus Christi, que celebramos hoy, visitamos la grandiosa Basílica del Santísimo Sacramento, ubicada en Retiro. La primera imagen corresponde a un ángel que sostiene una cinta con las palabras de Jesús: "Esto es mi Cuerpo".

En la segunda se aprecia el altar mayor y la custodia monumental que es el distintivo de ese hermoso templo:


"ADOREMUS IN AETERNUM"

Próxima entrada:  21 de junio,   San Luis Gonzaga

13 de junio de 2017

13 de junio: San Antonio de Padua

Honramos hoy a San Antonio de Padua,  presbítero y Doctor de la Iglesia, gran predicador y taumaturgo; sin dudas, uno de los santos más populares de todos los tiempos.

Para celebrar hoy su fiesta tomamos un fragmento del antiguo libro "Flos Sanctorum de la familia cristiana", del P. Francisco De Paula Morell sj, que relata una conocida anédcota de la vida de San Antonio de Padua:


"Una vez, disputando con un hereje
llamado Bonibillo,
que negaba la presencia de Cristo 
en la Eucaristía, 
hizo que la mula del hereje, 
a pesar de haber estado 
tres días sin comer, 
dejase la cebada 
que le ponían delante, 
para arrodillarse 
delante del Santísimo Sacramento;
con este milagro se convirtió
aquel principal maestro 
de los herejes".


El episodio es representado en la pintura que vemos junto a estas líneas, la cual se exhibe en la iglesia parroquial de San Antonio de Areco, consagrada justamente al santo de Padua.

Próxima entrada:  Corpus Christi (18 de junio)

11 de junio de 2017

Solemnidad de la Santísima Trinidad


Visitamos hoy nuevamente, como lo hicimos anteayer, la iglesia porteña dedicada a la Santísima Trinidad (en avenida Cabildo 3680).  

El magnífico cuadro ubicado detrás del altar mayor del templo ilustra la entrada de la solemnidad de hoy. La pintura muestra una representación clásica de la Trinidad: el Padre, anciano de larga barba blanca, con cetro real y el mundo en su mano, indicando que es Creador; el Hijo con su rostro tradicional, sosteniendo la Cruz redentora; en medio de ellos, la Paloma que representa al Espíritu santificador.


De entre tantos santos especialmente devotos de la Santísima Trinidad, elegimos en esta ocasión a San Arnoldo Janssen; una de sus oraciones preferidas nos ayuda a vivir la solemnidad de hoy.



Sea conocido, amado y adorado por los hombres 
Dios uno y trino: 
la omnipotencia del Padre, 
la sabiduría del Hijo 
y el amor del Espíritu Santo.
Amén.


Próxima entrada: 13 de junio,   San Antonio de Padua

9 de junio de 2017

9 de junio: Beata Ana María Taigi


La imagen que vemos a la izquierda es en realidad, como puede notarse, una composición entre dos fotos (tomadas el mismo día) en la iglesia de la Santísima Trinidad.  Una de las fotos es de la imagen completa; la otra, superpuesta a la anterior, de su base. A causa de la diferencia de luz, en la primera foto no se veía el nombre de la persona representada.

Se trata de la  Beata Ana María Taigi, "madre de familia y terciaria trinitaria", como dice la placa, cuya Memoria litúrgica se celebra hoy. 

La elogia el Martirologio diciendo: "En Roma, beata Ana María Taigi, madre de familia, que, víctima de la violencia de su marido, cuidó de él y de sus siete hijos, educándolos convenientemente, y se distinguió, además, por su atención a las necesidades espirituales y materiales de los pobres y de los enfermos".

Ana María Gianetti, nacida en Siena, vivió en Roma desde muy joven. En su adolescencia trabajó como sirvienta en el palacio Maccarini, donde conoció al joven Domingo Taigi, con quien se casó en 1789; tuvieron siete hijos.

Tocada por la gracia de Dios, se dedicó a una vida de intensa piedad y mortificación, sin descuidar ni un instante sus deberes de esposa y madre. Su esposo era  un hombre simple, de escasas luces, que la trataba mal en ocasiones. Sin embargo, precisamente por eso, es valioso su testimonio sobre la abnegación y la precisión con que Ana María cumplía los deberes del hogar: «Con frecuencia sucedía que, al regresar a casa, me la encontraba llena de gente desconocida. Pero en cuanto Ana me veía, dejaba a cualquiera, ya fuese una gran señora o tal vez un prelado el que estuviese con ella, se levantaba y acudía a atenderme con el afecto y la solicitud de siempre. Se podía ver que lo hacía con todo el corazón; se habría arrodillado en el suelo a quitarme los zapatos, si yo se lo hubiese permitido. En resumidas cuentas, aquella mujer era una felicidad para mí y un consuelo para todos... Con su maravilloso tacto, era capaz de mantener una paz celestial en el hogar, a pesar de que éramos muchos, de muy distinto temperamento y había toda clase de problemas, sobre todo cuando Camilo, mi hijo mayor, se quedó a vivir con nosotros durante los primeros tiempos de su matrimonio. Mi nuera era una mujer que se complacía en crear la discordia y se empeñaba en desempeñar el papel de ama de casa para molestar a Ana; pero aquella alma de Dios sabía cómo mantener a cada cual en el puesto que le correspondía y lo hacía de una manera tan gentil, tan suave, que no la puedo describir. A veces llegaba yo a la casa cansado, de mal humor y hasta enojado, pero ella siempre se las arreglaba para aplacarme y hacerme alegre la existencia».  


La casa de Ana María Tiagi pronto se convirtió en un centro, diríamos hoy, de evangelización y promoción humana; allí acudían incluso personajes encumbrados para oír a Ana María y pedir su consejo. Surgió en torno Ana María la fama de milagros y experiencias místicas. Fue terciaria trinitaria, como lo indica la placa que vemos en la foto: ello explica la presencia de esa imagen en la iglesia porteña dedicada a la Santísima Trinidad.


Fuentes: "Todos los santos - Santos y beatos del Martirologio Romano" de José Luis Repetto Betes (BAC, 2007); sitio web "El Testigo Fiel" (de donde transcribimos el testimonio de Domingo Taigi).

Próxima entrada:  Santísima Trinidad (11 de junio)

4 de junio de 2017

Solemnidad de Pentecostés

Un hermoso vitral de la iglesia Regina Apostolorum, ubicada sobre la avenida Avellaneda al 2600, ilustra la entrada de hoy, Solemnidad de Pentecostés.

Leemos en el Catecismo de la Iglesia Católica (números 731, 732, 737, 738):

"El día de Pentecostés (al término de las siete semanas pascuales), la Pascua de Cristo se consuma con la efusión del Espíritu Santo que se manifiesta, da y comunica como Persona divina: desde su plenitud, Cristo, el Señor (cf. Hch 2, 36), derrama profusamente el Espíritu.

En este día se revela plenamente la Santísima Trinidad. Desde ese día el Reino anunciado por Cristo está abierto a todos los que creen en Él: en la humildad de la carne y en la fe, participan ya en la comunión de la Santísima Trinidad. Con su venida, que no cesa, el Espíritu Santo hace entrar al mundo en los "últimos tiempos", el tiempo de la Iglesia, el Reino ya heredado, pero todavía no consumado:

«Hemos visto la verdadera Luz, hemos recibido el Espíritu celestial, hemos encontrado la verdadera fe: adoramos la Trinidad indivisible porque ella nos ha salvado» (Oficio Bizantino de las Horas. Oficio Vespertino del día de Pentecostés, Tropario 4)".

(...)

"La misión de Cristo y del Espíritu Santo se realiza en la Iglesia, Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu Santo. Esta misión conjunta asocia desde ahora a los fieles de Cristo en su comunión con el Padre en el Espíritu Santo: El Espíritu Santo prepara a los hombres, los previene por su gracia, para atraerlos hacia Cristo. Les manifiesta al Señor resucitado, les recuerda su palabra y abre su mente para entender su Muerte y su Resurrección. Les hace presente el misterio de Cristo, sobre todo en la Eucaristía para reconciliarlos, para conducirlos a la comunión con Dios, para que den "mucho fruto" (Jn 15, 5. 8. 16).

Así, la misión de la Iglesia no se añade a la de Cristo y del Espíritu Santo, sino que es su sacramento: con todo su ser y en todos sus miembros ha sido enviada para anunciar y dar testimonio, para actualizar y extender el Misterio de la Comunión de la Santísima Trinidad".

Próxima entrada:9 de junio, Beata Ana María Taigi

3 de junio de 2017

3 de junio: San Cono

Es más que extraño lo que ocurre con San Cono. Hay pocos datos concretos acerca de su vida, pero entre nosotros es popular por ser curiosamente invocado como protector de quienes juegan a la quiniela y juegos similares...

Tomamos lo que sigue de El Testigo Fiel:  

"Noticias muy tardías dicen que se dio a la penitencia ya desde niño, y que huyó de su casa y se retiró al monasterio benedictino de Cardossa, cerca de Padula, en Lucania. Un día en que los padres fueron a hacerle una visita, para evitarlos se metió dentro de un horno ardiente, y -como es lógico- salió ileso. Murió jovencísimo, quizás en la primera mitad del siglo XIII, dejando fama de santidad. Cuando el monasterio de Cardossa fue abandonado, su cuerpo fue trasladado, en 1261, a Diano: allí y en Teggiano es aun hoy venerado como protector principal. También es venerado en otras localidades de la Italia meridional. El culto fue reconocido oficialmente en 1871.

Su figura está muy presente en el folclore de estos pueblos, y hay muchos cantos dialectales que ilustran sus milagros y sus intempestivas intervenciones en la vida de los ciudadanos. Resulta sospechoso -desde el punto de vista histórico-, que su fiesta se celebre precisamente en el día del nacimiento de otro San Cono o Conon, monje de unos kilómetros más al al sur, precisamente del patrono del pueblo de san Cono, en Sicilia, que también vivió en el siglo XIII.

Sea uno o sea el otro, San Cono llegó de mano de la inmigración suritaliana al Río de la Plata, donde se constituyó en especial protector -¡y promotor celestial!- de los juegos de azar, loterías, quinielas, etc...".


Las fotos de hoy las tomé en febrero en la iglesia parroquial de Lobos, provincia de Buenos Aires. 

En el Martirologio su nombre aparece en el día de hoy con este elogio: "En el cenobio de Santa María de Cadossa, en Lucania, San Cono, monje, que mediante la práctica monástica y la inocencia de vida llegó en breve tiempo, con la ayuda de Dios, a la culminación de todas las virtudes".

Próxima entrada: Solemnidad de Pentecostés (4 de junio)