29 de junio de 2018

29 de junio: Solemnidad de San Pedro y San Pablo

Es  hermosa la capilla gótica que está como "escondida" dentro del colegio de Nuestra Señora, en Esmeralda y Córdoba.  Uno de los detalles más destacados de ese espacio sagrado son los vitrales, que tuve ocasión de fotografiar en diciembre pasado.

Entre ellos, hay dos contiguos, uno que representa a San Pedro y el otro a San Pablo, en ambos casos con sus atributos iconográficos habituales.


«¿Con qué coronas de alabanzas coronamos a Pedro y Pablo? Los principales de los predicadores de Dios; los unidos por el espíritu, aunque separados por los cuerpos; pues a uno por ser el líder de los Apóstoles y al otro por haber fatigado más que los otros. Y ambos habían sido coronados digna y debidamente, con las coronas inmarcesibles de la gloria, por Cristo nuestro Dios que posee la gran misericordia». 
(De las "Vísperas mayores" de algunas liturgias orientales)


26 de junio de 2018

26 de junio: San Josemaría Escrivá

Hoy se celebra la Memoria de San Josemaría Escrivá de Balaguer, presbítero, fundador del Opus Dei y de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, muerto en Roma el 26 de junio de 1975. Fue beatificado en 1992 y canonizado una década más tarde.


La imagen que mostramos hoy se expone en la Basílica de Luján. 

21 de junio de 2018

21 de junio: San Luis Gonzaga



Un hermoso altar está dedicado a San Luis Gonzaga en la cuarta capilla de la parte occidental del ábside de la Basílica de Nuestra Señora de Luján.

«Su retablo imita los trípticos plegables de remotos tiempos, y tiene cuatro pinturas al óleo referentes a la vida del Santo: su primera comunión, su vida de oración y mortificación, su divina vocación a la Compañía de Jesús y su muerte en el Señor. La parte anterior de la mesa tiene un enchapado de un mármol muy raro y curioso de África. Es donación de Doña Enriqueta L. de Dorrego en memoria de su esposo Don Luis Dorrego». (→ fuente)


San Luis Gonzaga,  nacido en 1568 «de nobilísima estirpe (...), renunció a favor de su hermano el principado que le correspondía e ingresó en Roma en la Orden de la Compañía de Jesús», según las palabras que le dedica el Martirologio, que también añade que el santo es «admirable por su pureza» y recuerda que murió «apenas adolescente, por haber asistido durante una grave epidemia a enfermos contagiosos». Murió en la noche entre el 20 y el 21 de junio de 1591, con sólo  23 años. Fue canonizado en 1726.


La Compañía de Jesús tiene en su Propio el siguiente Prefacio del santo:

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno.

Que en San Luis Gonzaga, 
pobre de espíritu, 
y mensajero de los pensamientos de tu corazón, 
nos diste un ejemplo admirable de tu caridad; 
a quien en su juventud, 
despreciados los bienes y honores del mundo, 
dotaste de una perfecta inocencia, 
y por el camino de la penitencia, 
hiciste pobre en tu seguimiento
hasta consagrarte todo,
llevado  de insigne caridad. 

Por lo que nosotros, Señor, 
unidos a todos los ángeles y santos, 
te alabamos con alegría diciendo...

Santo, Santo, Santo...

19 de junio de 2018

19 de junio: San Judas Tadeo

Aunque la Iglesia latina celebra conjuntamente a San Simón y San Judas en la fiesta del 28 de octubre, las liturgias orientales los honran por separado.  El segundo de ellos es recordado hoy. 

Cumplimos con esta entrada una promesa que hicimos en la entrada del 17 de febrero, dedicada a San Mesrob: en la iglesia armenia apostólica donde tomamos las fotos de aquella entrada están muy presentes San Tadeo y San Bartolomé, considerados los primeros evangelizadores de Armenia. Por eso hoy recordamos a San Tadeo con una imagen tomada en ese templo, y en la entrada del 24 de agosto haremos lo propio con San Bartolomé. 


Dice Lodi en "Los santos del Calendario Romano": 
«La fiesta de estos dos apóstoles es celebrada, según la indicación del Breviarium apostolorum, en la fecha del 28 de octubre. Ya aparece en los sacramentarios francos del siglo VIII y en Roma en el siglo X. En cambio, en las Iglesias orientales son festejados por separado: Simón el 10 de mayo, y Judas el 19 de junio.(...) Judas, hermano (o hijo) de Santiago, Mc 3,18 (o también Tadeo, Mt 10,3) está en el último lugar en He 1,13; apodado Tadeo, por confusión con Simón, fue llamado también él Zelotes. Ha de excluirse que sea hermano (primo) de Jesús (cf Mc 6,13) y hermano de Santiago el Menor (obispo de Jerusalén); pero sin duda es el autor de la carta canónica dirigida a los convertidos, que combatió contra las sectas doctrinales y las costumbres corrompidas. Tal carta, que para Orígenes estaba "llena de fuerza y de la gracia del cielo", es utilizada por la segunda carta de Pedro. Sus reliquias son veneradas en Francia (Reims y Tolosa). Santa Brígida cuenta, en sus Revelaciones, que el Señor la exhortó a invocar a este apóstol con confianza».
Lleva en una mano uno de los supuestos instrumentos de su martirio (el más común es una maza) y en la otra libro, en alusión a la carta que lleva su nombre en el Nuevo Testamento, cuya autoría se le atribuye, y que comienza así:

Judas, servidor de Jesucristo, hermano de Santiago, 
saluda a los que han sido llamados, a los amados de Dios, el Padre, 
y protegidos por Jesucristo.
Llegue a ustedes la misericordia, la paz y el amor en abundancia.

Próxima entrada: 21 de junio (San Luis Gonzaga)

17 de junio de 2018

Domingo XI del Tiempo Ordinario

En el undécimo Domingo Durante el Año del Ciclo B se proclama una perícopa tomada del Evangelio de San Marcos (4, 26-34), que transcribimos aquí omitiendo los dos últimos versículos:
«Jesús decía a la multitud:
"El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: sea que duerma o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin grano abundante en la espiga. Cuando el fruto está a punto, él aplica en seguida la hoz, porque ha llegado el tiempo de la cosecha".
También decía: 
"¿Con qué podríamos comparar el Reino de Dios? ¿Qué parábola nos servirá para representarlo? Se parece a un grano de mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas de la tierra, pero, una vez sembrada, crece y llega a ser la más grande de todas las hortalizas, y extiende tanto sus ramas que los pájaros del cielo se cobijan a su sombra"».
La imagen del sembrador  que aparece en la lectura se encuentra bellamente representada en un vitral de la iglesia apostólica armenia dedicada a San Gregorio Iluminador en Armenia y Niceto Vega, que visité en julio de 2017, ocasión en que tomé la foto de esta entrada.

En la imagen (vemos abajo un detalle) es Jesús mismo el sembrador. 

San Juan Crisóstomo comenta sobre este fragmento:  «El reino de Dios es la fe en Él y en el misterio de su encarnación. Este reino viene a ser a manera de un hombre que siembra su heredad, porque siendo Dios e Hijo de Dios, y haciéndose hombre sin cambiar de existencia, sembró por nosotros la tierra, esto es, iluminó todo el mundo con la palabra del conocimiento divino». Y Beda el Venerable: «Muchos entienden que el hombre que siembra es el Salvador».


Próxima entrada: 19 de junio (San Judas Tadeo)

15 de junio de 2018

15 de junio: San Vito

La historia y la leyenda se funden en los datos que recoge  la tradición acerca de San Vito, mártir. La mayoría de esos datos son recopilaciones que datan de tiempos muy posteriores. 

Su culto estuvo unido desde tiempos muy antiguos al de los santos Modesto y Crescencia; actualmente, el Martirologio sólo trae a Vito en la fecha de hoy.

Posiblemente era natural de Sicilia. En el siglo VIII se llevaron a París sus supuestas reliquias; de allí, años más tarde, se trasladaron a Corvey, en Sajonia. Desde entonces se extendió la veneración por este santo en Alemania y en toda Europa. Su nombre fue incluido entre los Catorce Santos Auxiliares; se lo considera como patrono especial de los epilépticos y de los afectados por esa enfermedad nerviosa que se conoce justamente con el nombre de «Baile de San Vito». Asimismo, se lo  invoca como protector contra muchos otros males.  La lista de patronazgos que trae el sitio "El Testigo Fiel" es impresionante: «Patrono de Sicilia y de muchos pueblos, ciudades y diócesis de Europa, no sólo en Italia; de los jóvenes, los epilépticos, los sordos y los mudos; de los trabajadores de restaurantes, toneleros, cerveceros, farmacéuticos, mineros, herreros, soldados, actores; para pedir por la castidad, la infertilidad, la incontinencia urinaria, la ansiedad, convulsiones, histeria, la epilepsia y la rabia ("baile de san Vito"), la mordedura de serpiente, por los rayos, truenos e incendios, por la buena semilla y la buena cosecha, por las mascotas».  También es patrono de los bailarines.


Dado que es invocado como protector contra las mordeduras de perros rabiosos y contra la hidrofobia, suele representárselo acompañado de perros, tal como en la imagen que vemos hoy.


La imagen se exhibe en la iglesia dedicada a San José del Talar, más conocida porque allí se venera de modo especial a la Virgen "Desatanudos";  tomé las fotos en noviembre de 2017.

Junto a la imagen hay una pequeña biografía del santo, que recoge algunos datos tradicionales sobre él:  


Próxima entrada: 17 de junio (Domingo XI "durante el año")

13 de junio de 2018

13 de junio: San Antonio de Padua


"San Antonio de Padua, uno de los santos más populares, nació en Lisboa en 1195. Ingresó primero en los Canónigos Regulares, pero atraído por la vida admirable de los primeros franciscanos, pidió el hábito de San Francisco. El "Poverello" de Asís lo distinguió con su predilección y le llamaba "su obispo". Fue uno de los predicadores más maravillosos  de su siglo e hizo en vida innumerables milagros. Muerto en 1231, fue canonizado al año siguiente. A pesar de ser tan popular, decía Pío XI que era desconocida su verdadera fisonomía moral. Pío XII lo nombró Doctor de la Iglesia" .
(Andrés Azcárate osb: "Misal Diario para América", Ed. Guadalupe, 1956)




Las imágenes muestran el bello retablo mayor de la Basílica de San Antonio, en Buenos Aires.  En el centro, el santo de Padua, con el Niño en sus brazos.



Próxima entrada: 15 de junio (San Vito)

11 de junio de 2018

11 de junio: San Bernabé

«Resérvenme a Saulo y a Bernabé para la obra a la cual los he llamado».  Esa frase aparece en el libro de los Hechos de los Apóstoles dicha por el Espíritu Santo mientras en la comunidad cristiana de Antioquía «celebraban el culto del Señor y ayunaban» (Hech 13, 2).  La primera parte de la frase puede leerse, en latín,  en la cinta que sostiene San Bernabé en la siguiente imagen:


El Martirologio lo menciona así:  «San Bernabé, apóstol, varón bueno, lleno de Espíritu Santo y de fe, que formó parte de los primeros creyentes en Jerusalén, predicó el Evangelio en Antioquía e introdujo entre los hermanos a Saulo de Tarso, recién convertido. Con él realizó un primer viaje por Asia para anunciar la Palabra de Dios, participó luego en el Concilio de Jerusalén y terminó sus días en la isla de Chipre, su patria, sin cesar de difundir el Evangelio».

Pese a que no fue uno de los Doce elegidos por Jesús, la Iglesia siempre lo consideró y lo llamó "apóstol", así como a San Pablo, su compañero en tantas andanzas evangelizadoras relatadas en los Hechos de los Apóstoles. 

Ese libro lo menciona en numerosas ocasiones. Por ejemplo:  Bernabé, «levita, natural de Chipre», vende sus bienes para ponerlos en común en la comunidad en Jerusalén (Hech 4, 36) , intercede en favor de Saulo (9,27); es llamado «hombre, lleno de fe y del Espíritu Santo» (11,24) cuando es elegido para predicar el Evangelio en Antioquía; obtiene más tarde, para esa misma tarea, la cooperación de San Pablo, y ambos no sólo logran allí un gran éxito apostólico, sino que Antioquía es el lugar donde, por primera vez, se dio el nombre de cristianos a los seguidores de la doctrina de Jesús (11,26).

Un episodio de su vida en particular queremos subrayar, porque aparece representado en la parte inferior del mismo vitral: En Iconio, Pablo y Bernabé «anunciaron la Buena Noticia» y realizaron «signos y prodigios»; algunos habitantes los  siguieron  y otros, en cambio, deseaban apedrearlos, por lo que ambos huyeron a Listra, una ciudad cercana. Allí curaron a un paralítico de nacimiento; entonces «la multitud comenzó a gritar en dialecto licaonio: "Los dioses han descendido hasta nosotros en forma humana",  y daban a Bernabé el nombre de Júpiter, y a Pablo el de Mercurio porque era el que llevaba la palabra. El sacerdote del templo de Júpiter que estaba a la entrada de la ciudad, trajo al atrio unos toros adornados de guirnaldas y,  junto con la multitud, se disponía a sacrificarlos. Cuando Pablo y Bernabé se enteraron de esto, rasgaron sus vestiduras y se precipitaron en medio de la muchedumbre, gritando: "Amigos, ¿qué están haciendo? Nosotros somos seres humanos como ustedes, y hemos venido a anunciarles que deben abandonar esos ídolos para convertirse al Dios viviente que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos. En los tiempos pasados, él permitió que las naciones siguieran sus propios caminos. Sin embargo, nunca dejó de dar testimonio de sí mismo, prodigando sus beneficios, enviando desde el cielo lluvias y estaciones fecundas, dando el alimento y llenando de alegría los corazones"».

El medallón  inferior del vitral muestra San Bernabé rechazando la adoración que le quieren tributar los paganos. 

Más adelante Bernabé participa con Pablo del Concilio de Jerusalén (15, 1-35) y luego, tras algunas diferencias entre ambos, Pablo se separa de Bernabé y los dos continúan su labor apostólica por caminos separados (15, 36-41). También es nombrado por Pablo en la Primera Carta a los Corintios, en la Carta a los Gálatas y en la Carta a los Colosesnses.

Fuera de esos diversos datos que nos ofrece la Escritura, poco sabemos con certeza acerca de la vida  de Bernabé. Según el libro "El año litúrgico", de J. Pascher, la tradición legendaria «le ha atribuido ocasionalmente la paternidad de la carta a los Hebreos, del evangelio apócrifo de Bernabé (s. XIV)  y de la llamada "carta de Bernabé"»Respecto de la fiesta de hoy, dice la misma fuente: «el 11 de junio, según Beda,  es, en armonía con la tradición oriental, el día en que se habrían hallado los huesos del santo bajo el emperador Zeón (474-91)».  De acuerdo con la leyenda de este hallazgo, «al abrir su sepulcro, se le halló sobre el pecho el evangelio de San Mateo».

El vitral pertenece a la Basílica de Luján y tomé las fotos en diciembre del año pasado.

Próxima entrada: 13 de junio (San Antonio de Padua)

7 de junio de 2018

7 de junio: San Antonio María Gianelli


"En Piacenza, de la región de Emilia, tránsito de San Antonio María Gianelli, obispo de Bobbio, fundador de la Congregación de Hijas de María Santísima del Huerto, que se distinguió por su atención a los pobres y a la salvación de las almas, y que, con su ejemplo y dedicación, promovió la santidad entre el clero".   Así se refiere el Martirologio Romano al santo que honramos hoy.

«En Piacenza, de la región de Emilia, tránsito de San Antonio María Gianelli, obispo de Bobbio, fundador de la Congregación de Hijas de María Santísima del Huerto, que se distinguió por su atención a los pobres y a la salvación de las almas, y que, con su ejemplo y dedicación, promovió la santidad entre el clero» (Martirologio Romano).

Antonio María Gianelli nació en 1789. Hizo sus estudios en Génova y siendo muy joven descubrió y siguió su vocación religiosa. Por dispensa especial, fue ordenado sacerdote en 1812, antes de haber alcanzado la edad canónica.  
Antes de cumplir cuarenta años, ya había fundado dos congregaciones religiosas: una de sacerdotes (los Misioneros de San Alfonso María de Ligorio), y otra de mujeres puesta bajo la protección de Nuestra Señora del Huerto. 
En 1838 fue nombrado Obispo de Bobbio; fue un pastor ejemplar por su virtud y prudencia. Murió en 1846. Fue canonizado en 1951.



En la pequeña y bonita iglesia porteña dedicada a Nuestra Señora del Huerto (Rincón 827) tomamos el año pasado las fotos de la imagen de San Antonio María Gianelli.

Próxima entrada: 11 de junio (San Bernabé)

6 de junio de 2018

6 de junio: San Norberto

Dice el Martirologio:  "San Norberto, obispo, hombre de austeras costumbres y totalmente dedicado a la unión con Dios y a la predicación del Evangelio, que instituyó, cerca de Laon, en Francia, la Orden Premonstratense de Canónigos Regulares, y luego, designado obispo de Magdeburgo, en Sajonia, se mostró pastor eximio en la renovación de la vida cristiana y en la difusión de la fe entre las poblaciones vecinas".



Oración colecta:
"Señor, tú hiciste del obispo San Norberto un pastor admirable de tu Iglesia por su espíritu de oración y su celo apostólico; te rogamos que, por su intercesión, tu pueblo encuentre siempre pastores ejemplares que lo conduzcan a la salvación".

La imagen corresponde a un vitral de la iglesia dedicada a San Francisco Javier en el barrio de Palermo.

Próxima entrada: 7 de junio - San Antonio María Giannelli

2 de junio de 2018

"Santa María en sábado"


Un nuevo sábado del Tiempo Ordinario nos permite celebrar la memoria sabatina de la Madre de Dios.  Lo hacemos hoy con esta hermosa imagen que embellece el exterior del complejo formado por la iglesia de Santa Felicitas y otros edificios anexos, en el barrio de Barracas


A la belleza de la imagen mariana (en fotos que tomé en una fría mañana de 2012) le añadimos, como siempre, una oración a la Virgen; en este caso, compuesta por San Atanasio:

Oh Virgen, tu gloria supera todas las cosas creadas. ¿Qué hay que se pueda semejar a tu nobleza, madre del Verbo Dios? ¿A quién te compararé, oh Virgen, de entre toda la creación? Excelsos son los ángeles de Dios y los arcángeles, pero ¡cuánto los superas tú, María! Los ángeles y los arcángeles sirven con temor a aquel que habita en tu seno, y no se atreven a hablarle; tú, sin embargo, hablas con él libremente. Decimos que los querubines son excelsos, pero tú eres mucho más excelsa que ellos: los querubines sostienen el trono de Dios; tú, sin embargo, sostienes a Dios mismo entre tus brazos. Los serafines están delante de Dios, pero tú estás más presente que ellos; los serafines cubren su cara con las alas no pudiendo contemplar la gloria perfecta; tú, en cambio, no sólo contemplas su cara, sino que la acaricias y llenas de leche su boca santa.


Próxima entrada:  6 de junio - San Norberto