31 de mayo de 2017

31 de mayo: Fiesta de la Visitación de María

Hoy se celebra la fiesta de la Visitación de María a su prima Santa Isabel. Se trata de un episodio recogido en las Escrituras, concretamente en el Evangelio de San Lucas (1, 39-56), inmediatamente después de la Anunciación:

"En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.

Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. 

Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: 
«¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno.  Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor».

María dijo entonces: 
«Mi alma canta la grandeza del Señor,  y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso he hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».

María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa".


Las imágenes que ilustran nuestra entrada de hoy corresponden a la iglesia dedicada a la Viistación de María, en Nazca y Páez.


Próxima entrada: 3 de junio, San Cono

28 de mayo de 2017

Solemnidad de la Ascensión del Señor

En la iglesia porteña consagrada a la Asunción de María, ubicada en Gaona 2798, pueden verse hermosos vitrales; entre ellos, el que vemos junto a estas líneas.

Representa la Ascensión del Señor a los cielos, el misterio que confesamos en el Credo ("Et resurrexit tertia die, secundum Scripturas. Et ascendit in coelum") y que litúrgicamente celebramos hoy.

"Elevado fuiste a la gloria,
oh Cristo nuestro Dios,
llenando de gozo a los discípulos
con la promesa del Espíritu Paráclito;
con tu larga bendición
ellos tienen ya la certeza 
de que tú eres el Hijo de Dios,  el Redentor del mundo"

(Apolytikion - Himno de despedida  de la Liturgia Bizantina)


«Cuando fuiste elevado a la gloria, oh Cristo nuestro Dios, 
ante la mirada de tus discípulos, 
las nubes te arrebataron con tu cuerpo. 
Se abrieron las puertas del paraíso y el coro de los Ángeles exultó de  gozo y alegría 
y las potencias celestiales cantaban diciendo: 
Portones, alzad los dinteles,
que va a entrar el Rey de la gloria. 
Mientras los discípulos, atemorizados, te decían: 
No he alejes, buen Pastor, de nosotros; 
envía sobre nosotros tu Espíritu santísimo 
como guía y fortaleza de nuestras almas» 

(Liturgia bizantina de la Ascensión).



Próxima entrada: 31 de mayo, Visitación de María

24 de mayo de 2017

24 de mayo: María, Auxilio de los Cristianos

La Santísima Virgen María es invocada, entre muchos otros títulos, como Auxilio de los Cristianos.
La advocación se remonta al siglo IV con San Juan Crisóstomo,  pero tomó fuerza en el siglo XVI con el Papa San Pío V, obtuvo su reconocimiento definitivo en el pontificado de Pío VII, y fue definitivamente popularizada por San Juan Bosco  a finales del siglo XIX. 

Dice Wikipedia: "La advocación de María Auxiliadora ha sido fuertemente asociada hasta el siglo XIX a la defensa militar de todos los bastiones católicos y ortodoxos en Europa, el norte de África y Medio Oriente en contra de los pueblos no cristianos, muy especialmente los musulmanes". 
Durante el pontificado de Pío V, los pueblos cristianos reunieron una gran fuerza militar para detener el avance de los turcos,  que dirigían un poderoso ejército cuyo propósito era la conquista definitiva de Europa. El Papa había pedido a toda la cristiandad que rezara a la Virgen por el triunfo de las fuerzas cristianas, que finalmente lograron derrotar definitivamente a los invasores en Lepanto. Esta victoria se atribuyó a la intercesión de la Virgen, que había salido en auxilio de los cristianos.
Más tarde, Pío VII, quien gobernó la Iglesia Católica entre 1800 y 1823, también contribuyó a difundir esta advocación mariana. Cuando Napoleón Bonaparte invadió los estados pontificios y puso en cautiverio al pontífice, el Papa prometió a la Virgen que si recuperaba su libertad y volvía a Roma, declararía ese día como solemne en honor de María Auxilio de los cristianos. Cuando Pío VII recuperó su libertad,, llegó a Roma el 24 de mayo de 1814 y cumplió su promesa; de allí viene la tradición de celebrar a María Auxiliadora cada 24 de mayo.
A causa de la devoción personal de Don Bosco por esta advocación, los salesianos (y la "rama femenina" de su obra, las Hijas de María Auxiliadora) popularizaron la devoción a María como Auxilio de los Cristianos y la difundieron por todos los países en donde se abrieron casas de Don Bosco, entre los cuales, naturalmente, la Argentina. 

Las fotos que ilustran esta entrada proceden de la magnífica basílica edificada en Buenos Aires en honor de María Auxiliadora y San Carlos, en el barrio de Almagro. También la foto que sigue, de una placa en el mismo templo, con una oración con la que cerramos la entrada de hoy.


Próxima entrada: Ascensión del Señor (28 de mayo)

22 de mayo de 2017

22 de mayo: Santa Rita de Casia


Entre los santos y santas de gozan de mayor veneración en la piedad popular, sin duda está Santa Rita de Casia. En muchos templos es posible encontrar su imagen; pero hoy no mostramos una imagen de la santa, sino este relieve que se encuentra en uno de los altares laterales de la antigua iglesia porteña dedicada a San Juan Bautista. Se lee claramente: "Sta. Rita de Casia, ora pro nobis".



Rita nació en Casia a fines del siglo XIV. Se casó y tuvo dos hijos, pero al quedar viuda y morir luego sus hijos, decidió hacerse religiosa. Ingresó en el convento de las agustinas en su ciudad natal y fue una monja ejemplar. Particularmente devota de la Pasión, tuvo la experiencia mística de sentir que una espina de la corona de Jesús se clavaba en su frente. Tras una larga enfermedad, murió el 22 de mayo de 1447. Fue canonizada en el Año Santo del 1900.

Próxima entrada: 24 de mayo, María Auxiliadora

16 de mayo de 2017

16 de mayo: San Posidio

El Martirologio dice para hoy:  "Conmemoración de San Posidio, obispo de Calama, en Numidia, discípulo y amigo fiel de San Agustín, quien le asistió en su muerte y escribió sobre él una admirable biografía".

Justamente del templo porteño dedicado a San Agustín proceden las imágenes que ilustran la entrada de hoy. Tomé las fotos en abril de 2016.  

San Posidio es representado en uno de los vitrales de la hermosa iglesia, ubicada sobre la avenida Las Heras. A su lado es representado  San Gelasio, papa. 

Pocos datos tenemos acerca de la vida de San Posidio. Era originario del África y fue discípulo de San Agustín. A fines del siglo IV fue elegido Obispo de Calama, en Numidia, donde la herejía donatista y el pelagianismo causaban graves daños a la fe de los cristianos. Junto con Agustín, Posidio luchó enérgicamente contra las herejías, lo que le valió ataques de los enemigos de la Iglesia. Además, San Posidio fundó una especie de congregación religiosa en Calama, siguiendo los principios de San Agustín.  

Cuando los vándalos, procedentes de España, conquistaron el norte del África, la ciudad de Calama fue destruida. El obispo Posidio tuvo que  refugiarse en Hipona, con San Agustín. El Santo Obispo de Hipona, como sabemos, murió poco después, durante el sitio a su ciudad episcopal.


Posidio fue desterrado y murió en el destierro después del 437, aunque se desconoce la fecha exacta. 

Posidio, como afirma el Martirologio, escribió una breve biografía del Doctor de la Gracia y también un catálogo de sus escritos.

Próxima entrada: 22 de mayo, Santa Rita de Casia

15 de mayo de 2017

15 de mayo: San Isidro, Labrador

Dice el Martirologio: "Memoria de San Isidro, labrador, que en Madrid, en el reino de Castilla, juntamente con su mujer, santa María de la Cabeza o Toribia, llevó una dura vida de trabajo, recogiendo con más paciencia los frutos del cielo que los de la tierra, y de este modo se convirtió en un verdadero modelo del honrado y piadoso agricultor cristiano".


San Isidro nació en Madrid. Sus padres eran pobres, y no pudiendo enviar a su hijo a la escuela, se encargaron ellos mismos de inculcarle conocimientos junto con la fe y la piedad cristiana. Siendo aun muy joven, Isidro entró, como labrador,  al servicio de un rico propietario de Madrid. Tanto él como su esposa eran muy piadosos y generosos con los pobres.  Un par de episodios de la vida de San Isidro se repiten abundantemente en su iconografía y explican el mural que acabamos de ver.

Isidro era muy piadoso; se levantaba muy temprano todos los días para ir a misa. Algunos de sus compañeros lo acusaron de que llegaba tarde al trabajo por ir a la iglesia. Su patrón, para averiguar la verdad, lo siguió personalmente y comprobó que las acusaciones eran verídicas; pero cuando estaba por reprender a su empleado, vio con gran sorpresa que una yunta de bueyes, guiada por un desconocido, araba el campo. Comprendió así el patrón que el Señor suplía el trabajo del labrador, que no quedaba sin hacer.  Otras personas atestiguaron también que habían visto cómo los ángeles ayudaban a San Isidro. 
En un frío día de invierno, Isidro transportaba una bolsa de grano, cuando vio una bandada de pájaros acurrucados en las ramas de un ´+arbol, con hambre y frío. Enseguida abrió la bolsa y les echó a las aves la mitad de su contenido. Pero cuando llegaron al sitio de la siembra, la bolsa estaba llena y la semilla produjo en la cosecha el doble de lo acostumbrado.


La gran pintura se exhibe en la iglesia dedicada en Buenos Aires a San Isidro Labrador. Tomé las fotos en abril pasado.

Próxima entrada: 16 de mayo, San Posidio

13 de mayo de 2017

13 de mayo: Nuestra Señora de Fátima


En el año del centenario de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima, hemos  recordado en febrero a Jacinta Marto y en abril a Francisco Marto, los hermanos testigos de las palabras y mensajes de la Virgen.  

Ahora, en la fiesta de hoy, que recuerda justamente la primera de las apariciones de la Madre de Dios en Cova de Iría, queremos honrar a la Virgen de Fátima de manera muy especial. Lo hacemos a través de dos fotos que tomé en la Basílica de Santa Rosa de Lima (ubicada en Belgrano y Pasco, en  la ciudad de  Buenos Aires).  

Muestran una bellísima imagen de la Virgen de Fátima, la «Señora toda de blanco, más brillante que el sol».  



Es digno de mención que el Martirologio  no habla hoy de la aparición, sino que afirma que "la contemplación de la que, en el orden de la gracia, es nuestra Madre clementísima, suscita en muchos fieles, no obstante las adversidades, la oración por los pecadores y la profunda conversión de los corazones". 

Nuestra Señora de Fátima: ¡ruega por nosotros!


Próxima entrada: 15 de mayo, San Isidro Labrador

8 de mayo de 2017

8 de mayo: Solemnidad de Nuestra Señora de Luján

Como es lógico tratándose de la Patrona de la República, en prácticamente todas las iglesias argentinas hay una imagen de la Virgen de Luján. Las imágenes que hemos visto y fotografiado en tantos templos son de muy diversas características y méritos artísticos.   Hoy queremos compartir una que nos parece particularmente bella.


Se encuentra en uno de los altares laterales del templo dedicado a San Antonio de Padua en la localidad bonaerense de San Antonio de Areco.


Al pie de la imagen pueden verse los escudos de las naciones del Plata de las que es Patrona.


"¡Dios te salve, María, llena de gracia, Madre del Redentor!
Ante tu imagen de la Pura y Limpia Concepción,
Virgen de Luján, Patrona de Argentina,
me postro en este día aquí, en Buenos Aires,
con todos los hijos de esta patria querida,
cuyas miradas y cuyos corazones convergen hacia Ti;
...
Haz que Argentina entera sea fiel al Evangelio,
y abra de par en par su corazón
a Cristo, el Redentor del hombre,
la Esperanza de la humanidad"

(De la Consagración de San Juan Pablo II a la Virgen de Luján, en Buenos Aires, 12/4/1987)


Próxima entrada: 13 de mayo,  Nuestra Señora de Fátima

7 de mayo de 2017

IV Domingo de Pascua


Una bella imagen de Jesús como Buen Pastor ilustra nuestra entrada de hoy, IV Domingo del Tiempo Pascual, llamado "Domingo del Buen Pastor". Está ubicada en la parte exterior de lo que fue la capilla del Palacio Noel, actual Museo Isaac Fernández Blanco.


En el Evangelio de hoy se leen estas palabras de Jesús, tomadas del capítulo 10 de San Juan:

"Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz: a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños".

"Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante".

Próxima entrada: 8 de mayo, Nuestra Señora de Luján

2 de mayo de 2017

2 de mayo: San Antonino de Florencia

En la Basílica del Santísimo Rosario, contigua al Convento de Santo Domingo,  se venera esta imagen de San Antonino de Florencia, de la Orden de Predicadores.

Dice el Martirologio: "En Florencia, en la región de Toscana, en Italia, san Antonino, obispo, que después de llevar a cabo una labor de reforma en la Orden de Predicadores, se consagró con diligencia al ministerio pastoral de su diócesis, donde resplandeció por su santidad y por su provechosa y constante predicación".

Aunque se llamaba Antonio, sus compañeros lo llamaron desde niño «Antonino», a causa de su corta estatura. A los 15 años pidió la admisión en la Orden de Santo Domingo. "El beato Juan, juzgándole demasiado débil para ese género de vida, trató de desalentarle, mandándole que aprendiese de memoria el «Decretum Gratiani». Un año más tarde, recitó todo el decreto y fue admitido al punto". "Fue el primer postulante que tomó el hábito en el nuevo convento que el beato Juan había construido en Fiésole". Luego fue enviado al noviciado de Cortona.  "Pronto demostró Antonino sus excepcionales dotes de hombre de estudios y de gobierno". Siendo aun joven, fue elegido Superior del convento de la Minerva en Roma; después fue, sucesivamente, prior en Nápoles, Gaeta, Cortona, Siena, Fiésole y Florencia. "Además del desempeño de sus deberes oficiales, san Antonino predicaba frecuentemente, y las obras que escribió le hicieron muy famoso. Recibía consultas de Roma y de toda la cristiandad, particularmente sobre puntos de derecho canónico". Asistió al Concilio de Florencia, invitado por el Papa, quien más tarde lo nombró Arzobispo de Florencia.  No deseaba el cargo, pero fueron vanas sus súplicas al Pontífice. Fue  consagrado en marzo de 1446, para alegría de los florentinos. Fue un gran Pastor, además de consejero de los Papas.  Murió en 1459 y fue oficialmente canonizado en 1523.

(En lo que antecede, los párrafos entrecomillados y en cursiva han sido tomados de la biografía del santo en el sitio El Testigo Fiel).

Próxima entrada: IV Domingo de Pascua (7 de mayo)

1 de mayo de 2017

1° de mayo: San Peregrino Laziosi

Hoy se recuerda a San Peregrino (Pellegrino) Laziosi "religioso de la Orden de los Siervos de María, que desde su dedicación a la Madre de Dios se distinguió por su amor a Jesucristo y por su solicitud para con los pobres", en palabras del Martirologio. Nació en la ciudad italiana de Forlí en 1265 ó 1266. En su juventud ingresó en un movimiento que se oponía al papa Martín IV. Durante los enfrentamientos conoció a San Felipe Benizi, del bando opuesto, a quien golpeó en el rostro con su puño. Felipe ofreció la otra mejilla y esto impresionó mucho a Peregrino; inició entonces un proceso de conversión que hizo que finalmente, a los 30 años,  ingresara en la misma orden que San Felipe: la Orden de los Servitas, en Siena.


Según la tradición, eligió como penitencia el estar de pie en tanto no fuere necesario estar sentado. Quizás por ese motivo, al cabo de unos años, desarrolló venas varicosas y después cáncer en un pie. La noche anterior a la cirugía para amputarle la pierna, pasó mucho tiempo en oración y se quedó dormido. Cuando se despertó, las llagas estaban curadas, al igual que su pie y su pierna, por lo que no fue necesaria la amputación. Por esta razón, es considerado por algunos como patrono de los enfermos de cáncer, como vemos en la segunda imagen de esta entrada; sin embargo, la Iglesia Católica no lo ha proclamado oficialmente en ese patronazgo.



Murió en Forlí el 1° de mayo de 1345;  actualmente, su cuerpo se conserva incorrupto en la iglesia de los Siervos de María en esa ciudad.  Peregrino fue canonizado por el papa Benedicto XIII en el año 1726.

Los dos cuadros que vimos en esta entrada se exhiben en la bonita capilla dedicada a Nuestra Señora de Fátima en la localidad de ese nombre, ubicada en las cercanías de Pilar, en la provincia de Buenos Aires.



Próxima entrada: 2 de mayo, San Antonino de Florencia