27 de diciembre de 2015

Fiesta de la Sagrada Familia

En el domingo que cae dentro de la Octava de Navidad se celebra la fiesta de la Sagrada Familia.

Celebramos esta fiesta con una foto, que tomé en 2013,  de un vitral en la Basílica de San José, de la ciudad de Rosario.



Oración colecta de esta fiesta:

Dios y Padre nuestro, que en la Sagrada Familia
nos ofreces un verdadero modelo de vida,
concédenos que, imitando en nuestros hogares las mismas virtudes
y unidos por el amor,
podamos llegar, todos juntos,
a gozar de los premios eternos en la casa del cielo.

Próxima entrada: 1° de enero, Santa María Madre de Dios

24 de diciembre de 2015

25 de diciembre: Solemnidad de la Natividad de nuestro Señor Jesucristo


Un hermoso vitral representando el Nacimiento de Jesús, que celebramos hoy. Está ubicado sobre uno de los laterales de la Basílica del Espíritu Santo de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, en Palermo. En la parte inferior de la vidriera, justamente, se ve a la Virgen de Guadalupe.  

¡Feliz Navidad para todos!

Próxima entrada: 27 de diciembre, Fiesta de la Sagrada Familia

21 de diciembre de 2015

21 de diciembre: San Pedro Canisio


La imagen de San Pedro Canisio en la Iglesia del Salvador, de Buenos Aires, ilustra la entrada de hoy.

Dice para hoy el Martirologio: 


San Pedro Canisio, 
                          presbítero de la Orden de la Compañía de Jesús                                
  y doctor de la Iglesia, 
 que, enviado a Alemania, 
 se dedicó con ahínco a defender la fe católica 
 y a confirmarla con la predicación y los escritos, 
 entre los que sobresale el Catecismo, 
 y encontró el reposo de sus trabajos en Friburgo, población de Suiza.

En la imagen que compartimos hoy, Pedro Canisio aparece precisamente  llevando en su mano izquierda el Catecismo. 

Nació en 1521 y falleció en 1597. Fue canonizado en 1925.

Próxima entrada: 24 de diciembre, Navidad

18 de diciembre de 2015

18 de diciembre: Expectación del parto de la Virgen María

El célebre Misal Diario para América del padre Azcárate, de 1956, en un apéndice titulado "Misas Propias de América", trae para el 18 de diciembre (aclarando: "En algunos lugares") la celebración de la Expectación del Parto de la Santísima Virgen.




Es oportuno ilustrar esta celebración (que ya no figura en el calendario litúrgico) con imágenes de la Virgen en la "dulce espera".  Optamos por hacerlo con este cuadro ("Jesús en el santuario de María") que se exhibe en la Basílica del Espíritu Santo, parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires:






Transcribimos el salmo 24 (23), que conformaba la "Salmodia" de aquella celebración, ahora ya inexistente.


Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella,
el mundo y todos sus habitantes
porque él la fundó sobre los mares,
él la afirmó sobre las corrientes del océano.
¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor
y permanecer en su recinto sagrado?
El que tiene las manos limpias
y puro el corazón;
el que no rinde culto a los ídolos
ni jura falsamente:
él recibirá la bendición del Señor,
la recompensa de Dios, su Salvador.
Así son los que buscan al Señor,
los que buscan tu rostro, Dios de Jacob.
¡Puertas, levanten sus dinteles,
levántense, puertas eternas,
para que entre el Rey de la gloria!
¡Y quién es ese Rey de la gloria?
Es el Señor, el fuerte, el poderoso,
el Señor poderoso no los combates.
¡Puertas, levanten sus dinteles,
levántense, puertas eternas,
para que entre el Rey de la gloria!
¿Y quién es ese Rey de la gloria?
El Rey de la gloria
es el Señor de los ejércitos.

Próxima entrada: 21 de diciembre, San Pedro Canisio

14 de diciembre de 2015

14 de diciembre: San Juan de la Cruz


San Juan de la Cruz, junto a Santa Teresa, a los pies de la Virgen del Carmelo. Vitral en la iglesia de Nuestra Señora del Carmelo (Marcelo T. de Alvear y Pueyrredón).




Transcribimos algunos fragmentos del libro "Los Santos del Calendario Romano", de Enzo Lodi.
"La memoria obligatoria de san Juan de la Cruz, muerto en el convento de Úbeda (Jaén) el 14 de diciembre de 1591, canonizado en 1726 y proclamado doctor de la Iglesia en 1926, celebra al doctor clásico de la teología mística 
Juan de Yepes, nacido en Fontiveros en 1542 de noble familia venida a menos, recibió la formación intelectual en el colegio de los jesuitas mientras prestaba servicio de enfermero en un hospital. Después de haber aprendido varios oficios sin éxito (pintura, dibujo, escultura, etc.), pudo abrazar por fin la vida religiosa: primero (1563) con los hermanos carmelitas de la Virgen en Medina del Campo, que lo enviaron a completar sus estudios a la universidad de Salamanca; después, tras renunciar al propósito de hacerse cartujo (...), entró en la Orden carmelitana. Fue conquistado por la reforma del Carmelo, con una vuelta a la regla primitiva, redactada hacia 1209 y atenuada en 1431. Con el nombre de Juan de la Cruz (antes se llamaba Juan de San Matías), en 1568 comenzó con dos compañeros en Duruelo; posteriormente en otros conventos: Mancera, Pastrana (como maestro de novicios), y en el colegio universitario de Alcalá durante dieciséis meses. Desde 1572 a 1577 fue confesor de las carmelitas del convento de la Encarnación en Ávila, donde Teresa de Jesús lo había presentado como "un padre que es un santo". 
En 1575 un capítulo general de los carmelitas, en Piacenza, emitió un severo juicio contra la acción de los reformadores de la regla de Castilla, por considerarlos "rebeldes, desobedientes y contumaces". Juan fue conducido en 1577 a Toledo para ser encerrado en una celda por nueve meses, durante los cuales sufrió penas físicas y morales hasta la angustia mística del Getsemaní, describiendo sus experiencias místicas en las primeras estrofas del Cántico espiritual. Por intervención de la Virgen pudo huir y refugiarse entre las carmelitas (...). Después fue a Andalucía, donde pasó el resto de sus días, primero como superior y fundador del convento de Baeza (1579), donde empezó a redactar su doctrina (Subida del monte Carmelo y Noche oscura); más tarde como prior en Granada (1582), donde ultimó el Cántico espiritual y la Llama de amor viva. (...) 
En 1588 fue nombrado prior de Segovia; pero después de haber pedido al Señor ser menospreciado y tenido en nada, fue marginado por el capitulo general de Madrid de 1591, hasta ser humillado y pisoteado. En la opción que se le ofreció entre dos conventos, prefirió a Baeza (al que amaba) al de Úbeda, que le era hostil; y en 1591, de septiembre a diciembre, soportó las últimas penas físicas con gran amor, rechazando todo alivio. Mientras se recitaba la recomendación del alma solicitó que le leyeran el Cantar de los Cantares, y con el crucifijo en la mano, repitiendo las palabras de Cristo agonizante ("En tus manos...", Lc 23,46), expiró. Si fue el primer carmelita descalzo cronológicamente, no fue nunca el primero jerárquicamente en la reforma. No llegó a ser provincial ni vicario general; su misión en ella fue la de maestro y padre".


"Señor, que inspiraste a San Juan un total renunciamiento de sí mismo y un extraotrdinario amor a la cruz: concédenos que, tratando constantemehte de imitarlo, alcancemos la eterna contemplación de tu gloria".  (Oración Colecta de la Memoria de San Juan de la Cruz, según el Misal Romano de la Conferencia Episcopal Argentina de 1981).

Próxima entrada: 18 de diciembre, "La Expectación del Parto" de la Virgen

9 de diciembre de 2015

9 de diciembre: San Juan Diego

San Juan Diego es "el primer santo indígena del Continente americano", "el indio sencillo y humilde que contempló el rostro dulce y sereno de la Virgen del Tepeyac", en palabras de San Juan Pablo II en el acto de su canonización.

En su fiesta, mostramos imágenes de San Juan Diego en la Basílica del Espíritu Santo, sede de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, en Palermo.




"¡Bendito Juan Diego, indio bueno y cristiano, a quien el pueblo sencillo ha tenido siempre por varón santo!  (...) 

¡Dichoso Juan Diego, hombre fiel y verdadero! Te encomendamos a nuestros hermanos y hermanas laicos, para que, sintiéndose llamados a la santidad, impregnen todos los ámbitos de la vida social con el espíritu evangélico. Bendice a las familias, fortalece a los esposos en su matrimonio, apoya los desvelos de los padres por educar cristianamente a sus hijos. Mira propicio el dolor de los que sufren en su cuerpo o en su espíritu, de cuantos padecen pobreza, soledad, marginación o ignorancia. Que todos, gobernantes y súbditos, actúen siempre según las exigencias de la justicia y el respeto de la dignidad de cada hombre, para que así se consolide la paz.




¡Amado Juan Diego, “el águila que habla”! Enséñanos el camino que lleva a la Virgen Morena del Tepeyac, para que Ella nos reciba en lo íntimo de su corazón, pues Ella es la Madre amorosa y compasiva que nos guía hasta el verdadero Dios. Amén". 

San Juan Pablo II

Próxima entrada: 14 de diciembre, San Juan de la Cruz

8 de diciembre de 2015

8 de diciembre: Solemnidad de la Inmaculada Concepción




En el templo dedicado a la Inmaculada Concepción en  Avenida Independencia y Nueve de Julio.

Próxima entrada: 9 de diciembre, San Juan Diego

1 de diciembre de 2015

1° de diciembre: San Eloy

Celebramos hoy la memoria de San Eloy, a través de fotos que tomé en la iglesia de Santa Catalina, en Viamonte y San Martín.




Nació en Francia hacia el 590 y trabajó primero como platero; hizo muchas obras de arte para las iglesias. Llegó a ser director de la ceca de Marsella. Es el patrono de los plateros y por eso se lo representa con un martillo en la mano, como vemos en la foto.


Con sus bienes fundó dos monasterios. Luego recibió las órdenes sagradas  y en 641 fue elegido Obispo de Noyon-Tournai. Fomentó la vida monástica e hizo viajes apostólicos por Flandes.




Murió el 1° de diciembre de 660.

Próxima entrada: 8 de diciembre, Inmaculada Concepción

30 de noviembre de 2015

30 de noviembre: Fiesta de San Andrés

Tras la entrada introductoria de ayer, hoy comienza propiamente la vida de este blog.




Esta primera entrada aparece en la fiesta de San Andrés, ubicada cerca del comienzo del Año Litúrgico porque él fue el "primer llamado" por Jesús.


Mostramos hoy dos imágenes de San Andrés, ambas de la Basílica del Espíritu Santo, en el barrio de Palermo.




Muchos títulos justifican la extraordinaria devoción de que, desde tiempos muy antiguos, es objeto San Andrés, tanto en la Iglesia de Oriente como  en  la  de Occidente.  En efecto, es “el primer llamado”  (en griego “Protocleto”) por Jesús al ministerio apostólico, y hermano carnal de Pedro, a quien introduce en el seguimiento de Cristo (cfr. Jn  1, 35-42). Además, el haber  muerto crucificado,  y el amor por la cruz que le atribuye la tradición,  lo hacen particularmente cercano al Maestro.   

Tuvo el raro privilegio de ser nombrado, junto a Pedro y Pablo,  en el embolismo del Padrenuestro de la Misa (hasta la  reforma del Misal Romano);   y en el Canon Romano, ocupa aun hoy el primer lugar después de los Príncipes  de  los  Apóstoles, desde los tiempos de San Gregorio Magno.

La tradición popular, no documentada pero muy antigua, le ha asignado un campo de apostolado en Grecia (aunque otras versiones indican también la costa del mar Negro, el Cáucaso, etc.). Habría sido crucificado en Patrás de Acaya alrededor del año 60. 




La Iglesia de Oriente considera a Andrés como su Fundador.  El libro de los “Hechos de Andrés”, apócrifo de los primeros tiempos cristianos,  no sólo nos cuenta con detalle la pasión y la muerte del apóstol,   sino que  conserva incluso muchas de las palabras que habría dirigido a su juez (el procónsul Egeo),   al pueblo que contemplaba el suplicio,   y a la cruz: 


«¡Oh cruz, instrumento de salud del  Altísimo!   
¡Oh cruz, signo de victoria de Cristo sobre sus enemigos!  
¡Oh cruz plantada en la tierra y que fructificas en el cielo!  
¡Oh nombre de la cruz que abarcas en ti al universo! 
¡Salve,  cruz, que que has unido al mundo en toda su extensión!».  

En la antífona del Benedictus leemos este texto, procedente de la passio latina:    «Oh cruz, ten a bien abrazar a aquel que fue discípulo de quien en ti estuvo clavado, Cristo, mi maestro».  




El himno de Laudes, «Captátor olim píscium», compuesto por San Pedro Damián en el siglo XI,  también recoge el tema de la cruz («Tú, hermano de Pedro, obtuviste su misma muerte, pues la cruz engendró para el Cielo a los que habíais nacido de una misma carne»).  Según la tradición, la cruz tenía forma de “X” (técnicamente denominada “decusata”). Esa cruz no sólo se transformó en su atributo iconográfico principal,  sino que es llamada popularmente “cruz de San Andrés”.  

En las imágenes que hemos visto,  el Apóstol aparece con esa cruz.

Próxima entrada: 1° de diciembre, San Eloy.

29 de noviembre de 2015

AL RITMO DEL AÑO LITÚRGICO

A la familia de "Heráldica en la Argentina" y "La piedra que nos mira" se suma hoy un nuevo Blog: AL RITMO DEL AÑO LITÚRGICO. En él, sencillamente, recorreremos las principales fechas de la Liturgia católica, del Santoral y del Martirologio,  a través de fotos obtenidas por el autor en distintos templos católicos de la Argentina.

Habrá dos o tres entradas por semana;  cada semana elegiremos, por lo tanto, dos o tres fechas significativas del Calendario Litúrgico, y las ilustraremos con fotos, en todos los casos tomadas personalmente por el autor del Blog.

En la iglesia de San Bartolomé

Además de la imagen que corresponda a cada fecha, añadiremos en cada caso una breve referencia histórica o litúrgica al santo o al misterio que se celebre.

En la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves


Esta entrada inaugural corresponde al Primer Domingo de Adviento. Como la plegaria por excelencia del Adviento es "Vén, Señor Jesús", y para vincular este nuevo Blog con sus dos antecesores, hemos ilustrado esta entrada especial (que no sigue estrictamente las reglas que acabamos de exponer) con imágenes del escudo episcopal del cardenal Santiago Luis Copello, cuyo lema episcopal es precisamente "Veni Domine Jesu".

En la Catedral de Buenos Aires