29 de diciembre de 2018

29 de diciembre: San David

En el Martirologio, además de los santos y beatos de la Iglesia, hay también conmemoraciones de grandes personajes del Antiguo Testamento, venerados como santos. 

«A diferencia de los demás santos del Martirologio, que se inscriben por su «día de nacimiento en el cielo», en este caso desconocemos ese dato, así que la inscripción no tiene que ver con su biografía», sino con su mensaje y su función en la Antigua Alianza. Así, «hacia fin del año litúrgico y comienzos del siguiente se acumulan las celebraciones de profetas», en tanto que  «una vez llegada la Navidad celebramos personajes bíblicos que tienen más inmediata relación con el nacimiento, como hoy el rey David, antepasado, modelo y figura del Cristo. Porque «Cristo» es la palabra griega equivalente a lo que en el hebreo de la Biblia se llama «Mesías», es decir, Ungido, marcado por el aceite que consagra, del cual es el mayor ejemplo el ungido por excelencia, el Rey David».  


Así lo menciona el Martirologio: «Conmemoración de San David, rey y profeta, hijo de Jesé betlehemita, que encontró gracia ante Dios y fue ungido con el santo óleo por el profeta Samuel para regir el pueblo de Israel. Trasladó a la ciudad de Jerusalén el arca del Señor, y Dios le juró que su descendencia permanecería para siempre, porque de él nacería Jesucristo según la carne».

La imagen corresponde al cielorraso de la Basílica de Nuestra Señora del Socorro. Muestra a David con corona real y con uno de sus atributos más frecuentes: un arpa, de la que se sirve para acompañar el canto de los salmos, cuya autoría se le atribuye.

Próxima entrada: 31 de diciembre (Santa Donata)

No hay comentarios:

Publicar un comentario